He tratado de recostar mi espalda en un vacío que aún no ocupas y encontrar que observas mis puertas y tus lugares más tibios, trato también de escribir palabras muy cortas sobre tu piel que desconozco y reconocerte despacio en mi espacio desordenado, también tibio.
Quiero recibir tus manos nuevamente reconociendo mi rostro, quiero dejar que te deslices muy lentamente y te quedes un rato en mi mente que te llama desde mi pecho blando y azul,
quiero que no te quedes lloviendo tu nombre mientras continúo tratando de saberte un poco mas, te diría que esperes un segundo menos hasta que sea capaz de destruir esta tarde y dejes de ser tan solo un dibujo perfumado en el vaho nocturno de mi ventana,
déjame ser lluvia contigo y recostarte en esas palabras que no te he dicho, déjame ver como llegas a mis manos y detienes esta escritura afanada que solo quiere llegar hasta este punto para tal vez escribirte nuevamente…